Category

Escritura

Category

La productividad es una preocupación común en el mundo de hoy. En especial para los escritores, ya que muchos son pagados por su trabajo final. Mejorando su desempeño pueden conseguir un ingreso mayor.

Estar muchas horas escribiendo no siempre quiere decir que le estás sacando el máximo provecho a tu tiempo. De acuerdo a las investigaciones, aumentar tu productividad es fundamental para ser más efectivos y, en consecuencia, más felices.

Te vamos a dar una mala noticia: publicar y no promocionar tu novela es condenarla al fracaso. Ya sabemos que no escribes para hacerte rico/a, pero eso no significa que no quieras venderla y, por supuesto, conseguir que sea leída.

Si quieres caer en el olvido literario, anota estos pasos sobre cómo no promocionar tu novela y haz todo lo que te digamos. ¿Entendido?

Hay pocas cosas  más tristes en el mundo que ver a una persona de cierta edad intentando aparentar ser un crío. Así que si te vas a enfrentar a la tarea de escribir fantasía juvenil, ten el cuidado suficiente para no resultar ningún meme de internet.

Y es que escribir para adolescentes no es lo mismo que comportarse o ser uno. Tienes que conseguir meterte en su cabeza y razonar como ellos lo hacen, pero sin caer en tópicos. Sigue estos consejos y serás un viejoven en menos que haces un Wingardium Leviosa.

Si eres de esas personas que tiene afinidad por contar historias de forma escrita y crees tener el talento para lograr realizar un libro, debes hacerlo. Pero después de realizarlo es necesario que te tomes el tiempo para pensar en las estrategias que te ayudarán a promocionar tu creación. El marketing aplicado a tu talento como escritor te hará conseguir la notoriedad en un mercado tan competitivo como es el literario.

En este artículo os presentamos los mejores consejos de marketing para escritores que ejerzan esta profesión de forma independiente, ya que para poder ver tu libro publicado y en las librerías no siempre es necesario contar con la ayuda de una editorial.

Cuando te embarcas en la aventura de escribir una novela, piensas en el final como el momento más apoteósico. Sientes que cierras una etapa y te despides de unos personajes que han estado contigo hasta en sueños. Tu rutina a la que te has enganchado en estos últimos tiempos se va a alterar irremediablemente y sientes ante tanto cambio un vértigo indescriptible.

Por un lado, eres afortunado porque tu meta es ya una realidad y, por otro, se despiertan todos los miedos que, silenciosos, siempre te han acompañado. Ese limbo entre deseo y temor puede ser el culpable de que el final de la novela se precipite hacia un desenlace nada memorable. De verdad que es tan malo dejar de creer en tu trabajo como las prisas por querer acabarlo.

No todas las narraciones son tan simples como para cumplir religiosamente el esquema de introducción, nudo y desenlace. Vamos a ir más allá. Toca desvelar al lector seis maneras que tiene el escritor de contar historias. Se trata de una serie de únicos arcos emocionales, que se aplican más al género dramático que al cómico, y que identificaréis en diferentes obras.

Inspirados en la vida de los dioses o en relatos contados de generación en generación, han trascendido en el tiempo y en el fuero interno de los autores hasta convertirse en verdaderos esqueletos emocionales. Su recopilación ahora se la debemos a un estudio de la Universidad de Vermont en Burlington, aunque a buen seguro que detrás de cada explicación reconoceréis los patrones de los que os hablo.

Desde que @Midyakri (Cristina Alfaraz) se unió a Literup me ha estado insistiendo en que le haga un curso sobre comas porque durante la corrección de La isla del escritor le moví la mayoría de ellas.

Como ella, varios usuarios han tenido problemas con el mismo tema. La principal causa es que en el colegio nos dijeron que una coma representa una pausa. Pero la verdad es que no es exactamente así. La lengua tiene sus propias normas sobre dónde sí y dónde no poner comas al margen de que a nosotros nos parezca que quede bien.

No eres el único al que le ha pasado, te lo aseguro. Puede parecerte hasta paranormal, pero en realidad no lo es. Te preguntarás cómo es posible que tras escribir cientos de páginas llegue el momento de la dedicatoria y te quedes por completo en blanco.

Antes de convertirte en una estatua de sal incapaz de construir una frase, se te pasarán por tu cabeza los nombres de muchas personas, lugares que te inspiraron y diferentes formas de rendirles tu propio homenaje, aunque, en un principio, no lograrás la forma de materializarlo en palabras.

Todos queremos que el material que publicamos en redes sociales pueda llegar a un gran número de personas. Una vez que sucede comenzamos a hablar de contenido viral. A pesar de que el marketing viral no existe, al menos no de la manera en la que muchos piensan, se pueden tomar en cuenta ciertos factores para lograr un resultado similar a través de la publicidad de tu servicio o producto.

Evidentemente, también se trata de un gran número de patrones que influyen de una u otra manera para que una publicación pueda llegar a un público más grande. Lograrlo no significa que se tiene el éxito asegurado, sino más bien que las probabilidades de tener éxito son mucho mayores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies