Lo primero que vemos de un libro desconocido es su cubierta. Para bien o para mal vamos a estar influenciados por su diseño para decidir si comprarlo o no.

En este artículo vamos a explicar cómo debe ser.

Cómo debe ser mi cubierta

¿Cubierta o portada?

Antes de empezar, queremos aclarar que no es lo mismo cubierta que portada. Cubierta es la parte externa del libro, donde aparece una imagen o ilustración con el título del libro y el nombre del autor. La portada es interior, a partir de la tercera página, y solo incluye el título y el nombre del autor.

Si tenéis más dudas, os dejamos el artículo de Mariana Eguaras sobre el tema porque lo aclara muy, muy bien.

 

La influencia de la cubierta

Todos hemos oído decir aquello de “No juzgues a un libro por su cubierta”, pero es inevitable. Vivimos en una era en la que nos bombardean continuamente con el físico, la imagen.

Si os fijáis en libros viejos, sus cubiertas eran más toscas. A medida que ha pasado el tiempo, y en especial durante la mitad del último siglo, se le ha dado más importancia a este elemento de marketing.

Muchos de nuestros lectores habituales son autopublicados, así que entenderán la dificultad de abrirse hueco en el mercado. Cuando un lector abre Amazon en busca de su nueva lectura, lo primero que mirará será la cubierta. Si esta tiene poca calidad o no resulta atractiva, difícilmente abrirá el enlace.

El único elemento que puede combatir una mala cubierta es una buena cantidad de estrellitas, reseñas positivas.

Por eso le damos tanta importancia a que los autores autopublicados hagan una inversión para que el libro sea profesional y no parezca una chapuza hecha con Paint.

 

Elementos de la cubierta

Antes de nada, debemos saber que una cubierta debe ser clara, con letra legible. Cuanta menos información haya, mejor, ya que debe atraer la atención con un solo vistazo. Si puedes escribir solo el título y tu nombre, mejor.

Así mismo, el conjunto debe tener intencionalidad. Todos los elementos deben transmitir el mismo mensaje. El lector escoge tu libro porque tu cubierta le indica que es lo que está buscando.

Si analizamos una cubierta, nos encontramos con diversos elementos que la componen:

·Fotografía/ilustración:

Normalmente las cubiertas llevan una ilustración o, en su defecto, una fotografía. Se tiene la creencia de que estas imágenes deben representar alguna escena de la novela, pero no es así. Su objetivo es atraer la atención del lector.

Su estética debe ser cuidada y tener buena calidad. La poca resolución es su principal enemigo. Lo mejor es que haya pocos elementos gráficos en la cubierta porque puede saturar. Lo ideal es poner una única imagen.

 

·Tipografía:

Junto con el punto anterior, es la responsable de que una novela se venda. Las ventas de una cubierta sin imagen dependerá totalmente de la elección de su tipografía.

Un estilo concreto de tipografía transmite un mensaje diferente que otra. Debes escoger la fuente en función del género de tu novela. Tu título debe resaltar del fondo, crear contraste, ya que si eres un autor poco conocido les llamará más la atención que tu nombre. Juega con los colores y el tamaño de letra para que destaque.

 

·Colores:

La paleta de colores debe estar muy estudiada y escogida también en función del mensaje a transmitir. Cada género tiene sus tonos, así que apóyate en ellos.

 

·Ornamentos:

Algunas cubiertas contienen cenefas que pueden servir como marco o destacar el título. Lo ideal es que tengan un trazado fino, que no le resten protagonismo al título y que no sobrecargen visualmente.

 

Recomendaciones

1. Si utilizáis servicios de autopublicación, aseguraos de ver su porfolio antes de encargar una cubierta. Hay algunas empresas que destinan los mínimos recursos y utilizan imágenes de stock gratuitas. El resultado es que verás en sitios como Amazon otros libros con esa misma imagen y los lectores no se verán atraídos.

2. Por querer salirte de la norma no pidas una cubierta extravagante. Si llama demasiado la atención, en el mal sentido, no conseguirás ventas, sino aparecer en los artículos sobre cubiertas horrendas.

3. Cumple lo que prometes. Si tu cubierta da a entender que tu novela va sobre alienígenas ciborgs asesinos, el lector no puede descubrir en la página cincuenta que en realidad es un romance entre un humano y un robot.

 

Nuestra experiencia

Para La isla del escritor contamos con Elena Moreno, ilustradora profesional. Estuvimos tan contentos con su cubierta que actualmente trabaja con nosotros en otros proyectos.

Lo primero fue transmitirle la sinopsis de la antología y qué queríamos destacar. La verdad es que tuvimos que realizar muy pocas modificaciones y destacó su eficiencia.

La primera versión ya fue un acierto y cambiamos mínimamente este diseño. Como se puede observar,el título tiene un lugar privilegiado y destaca sobre el fondo azul de la cascada.

En esta segunda versión se añadieron los iconos que representaban los diversos géneros. Elena nos recomendó la versión sin iconos, pero a los participantes les pareció muy sobria y prefirieron esta.

En esta tercera las texturas están más definidas, se ha añadido nuestro logo viejo y tres nubes.

Cómo debe ser mi cubierta

Algunos de los participantes pensaban que parecía una montaña en lugar de una isla, así que le pidieron a la ilustradora que le pusiese una cueva. El resultado no nos convenció y volvimos al diseño original.

Cómo debe ser mi cubierta

La última versión, la actual, mantiene el diseño sin cueva. También se cambiaron los iconos para que no hubiese repetidos y todos los géneros estuvieran bien representados.

Somos conscientes de que acertar con un ilustrador es muy complicado, pero por ello es importante tener un feedback continuo entre autor e ilustrador.

Nosotros estamos muy contentos con el resultado y nos han felicitado enormemente por el diseño, tanto de la cubierta como del interior.

La verdad es que recomendamos, como otros muchos elementos de marketing, dejarlo en manos de un profesional y no hacer cualquier cutrez.

 

Nuestra pregunta

¿Qué cubiertas te resultan más atrayentes? ¿Has encargado alguna vez una cubierta? Cuéntanos tu experiencia.

3 Comments

  1. Rubén Molina Rojas Reply

    Yo realicé el diseño de la cubierta de una de mis novelas. Es la quinta imagen de mi Twitter (@RubenMR95). Creo que cumple con todo lo que habéis descrito anteriormente, pero quizá no sea así.

    • Creo que la imagen debería ser más nítida, porque no queda claro si es simplemente borrosa o de baja calidad. Si en algún momento hubiera que hacer ampliaciones, no sería posible. Por otro lado, creo que sería mejor una letra más clara (a ser posible sin cursiva) para que de un vistazo se lea.

      Está muy bien escogida la posición del título, porque resalta sobre la zona negra (en lugar de que el texto sea blanco puro, quizá sería mejor darle texturas).

      Tampoco soy una experta en el tema, pero espero haberte ayudado 😀

      • Rubén Molina Rojas Reply

        Como has comentado, se requiere de una inversión para hacer la cubierta y que no parezca una chapuza hecha en Paint (que al fin y al cabo, el dibujo se hizo en Paint). Hice lo que pude (y me disculpo) jajaja.

        Si en un futuro termino publicando la novela, trataré de conseguir una mayor calidad y nitidez en la imagen, o utilizaré esta imagen como base para cuidar los criterios que habrías corregido de mi cubierta.

        Gracias por la ayuda 🙂

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies