Literup os trae una nueva crítica creativa (si desconoces qué diferencias hay con una reseña, este artículo es para ti)

A puntito estamos de entrar en la Navidad, pero libros como este todavía nos recuerdan que hace poco nos tragamos la noche de Halloween como quien no quiere la cosa. Si creíais que ya os habíais librado de brujasvampiros y demonios, ¡estabais muy equivocados!

Realizamos el sorteo de un ejemplar desde el jueves 24 de noviembre hasta el jueves 1 de diciembre en nuestra página de Facebook.

Como en otras ocasiones, os recordamos que estas críticas se disfrutan más si se ha leído el libro o se está haciendo lectura simultánea, para poder entender todos los elementos que aquí se explican con el texto delante. Hay un enlace a Amazon para comprar el libro al final del artículo.

Críticas creativas: Seres malditos

Empezaremos con una breve sinopsis:

La sociedad ha descubierto que existen toda clase de seres malditos. Hace mucho tiempo que cohabitan en la clandestinidad, pero por fin han salido a la luz. Sin embargo, eso no significa que la adaptación esté siendo todo lo buena que debería. A lo largo de los siglos conoceremos la historia de distintos personajes que intentan sobrevivir en este caótico escenario.

Eba Martín Muñóz nació en Barakaldo, Vizcaya, aunque hace años que reside en Madrid. Estudió Filología Hispánica y ha trabajado dando clase sobre todo a extranjeros. Conocedora de diversos idiomas, entre otras cosas, escribe y corrige novelas.

 

Los pros

Luna

El que haya una plantilla de personajes tan amplia propicia que algunos de ellos estén bien construidos, sean interesantes y merezcan mucho la pena. El diez se lo lleva en este caso Luna, una bruja que quiere ser madre y que, tras el parto, para proteger a sus hijos debe abandonarlos y matar a su antigua alumna, la cual le juró venganza.

Este personaje empieza siendo una antagonista en toda regla, una bruja vieja y repulsiva que utiliza a un hombre cualquiera para que la fecunde. Pero después vemos cómo evoluciona muy favorablemente gracias a su cambio de objetivo en la vida y a su nueva misión (madre protectora de sus hijos).

Además, Luna introduce elementos muy interesantes a la novela: escenas de acción inesperadas (el parto, por ejemplo), un niño monstruo, una interesante situación de crianza a su alrededor y una introducción más detallada de qué seres y convenciones se han adaptado a la sociedad, cosa que queda un poco en el aire en el resto de historias.

 

El contexto

Cada historia ocurre en una época distinta. Esto beneficia a la narración por dos motivos: el primero es aligerar el abigarramiento y el horror vacui que se produce en esta novela (exceso de información y personajes). Y el segundo es que nos muestra cómo se trataba a los seres malditos en cada siglo, cómo se desenvolvían y qué relaciones tenían entre ellos.

Podemos decir que, aunque hubiera funcionado mejor una estructura más lineal, no cabe duda de que la decisión de ubicar a los personajes en distintos siglos ha sido acertada.

Lo que más llama la atención, sin embargo, es la introducción de los seres en el contexto actual de la sociedad y cómo se desenvuelven ellos entre nosotros. Ahí está el ejemplo del Fangbook, por poner uno, un Facebook para vampiros. Esta situación se podría haber explotado más y, sobre todo, se podría haber detallado y justificado, pues quedan flecos sueltos que ahora comentaremos.

 

Los contra

Incoherencias

En el mundo que se crea a partir de la introducción de los seres malditos en nuestra sociedad se crean importantes dudas o lagunas que podrían haberse solucionado con un poco más de hincapié en estos asuntos. La primera de ellos es el asesinato.

Tendríamos que conocer algo más del gobierno y de la gente a pie de calle para saber qué tan cotidiano puede ser un asesinato en esta sociedad nueva. Ianire y Yo se topan con este problema, pero eso no significa que se lo pensaran mucho.

Los agentes negros son los perseguidores y los ejecutores de los seres que incumplen la ley, y me vuelve a surgir la misma duda: ¿tan normalizado está el asesinato? Estos agentes negros matan al ser en cuestión, sin juicio ni pruebas. ¿Son estos seres inferiores a los humanos en el sentido judicial?

Hay mucho potencial en este contexto y muchos detalles por descubrir para que sea totalmente coherente. Sin embargo, la trama no se introduce en un contexto, sino que el contexto está al servicio de la trama.

El narrador presume de ser protagonista en cada capítulo, pero esto es algo incorrecto, pues el narrador es sin duda un narrador omnisciente en todo momento. Los puntos de vista saltan de un personaje a otro sin previo aviso y esto causa confusión y mareo.

«Se encuentra flotando en alguna parte del Atlántico» (página 109). Si estamos focalizados en Lidia, la hermana de Luna, ¿por qué somos capaces, como lectores, de acceder a este pensamiento de Luna?

De igual forma, tras hacerse un autoconjuro de amnesia, Luna piensa: «Algún día acabaría en manos de Eva» (página 128). Eva es su hija, y la acaba de olvidar.

 

Ritmo y cantidad

Hay ciertas cuestiones que afectan negativamente al ritmo de la narración y, en su mayoría, se tratan de cuestiones que tienen más que ver con la cantidad de elementos que con otra cosa: cantidad de personajes, cantidad de capítulos o páginas, cantidad de información, etcétera.

Uno de estos excesos se materializa en lo contrario del «muestra, no cuentes». La autora cuenta mucho y nos lo tenemos que creer sin verlo. Algunas actitudes o sucesos del pasado de los personajes no aparecen, solo se explican de pasada, cuando lo interesante hubiera sido experimentarlos de primera mano.

«A su vez, para ser Maestro tienes que llevar un mínimo de cien años como no muerto. Si un vampiro rompe dicha regla e intenta convertir a un humano antes de alcanzar esa edad…» (página 29).

«Lo reconozco. Busco la admiración como sustituto del afecto. Necesito la aprobación de los otros, la ilusión ficticia de que encajo» (página 44).

 

Personajes y cantidad

Así, y del mismo modo, hay demasiados personajes, tantos que cuesta seguirlos. Esto desemboca en distintas situaciones. Una de ellas, que en la página 380 (de 450) todavía haya personajes que empiezan como protagonistas de sus propios capítulos.

Estas cuestiones son las que hacen que las distintas historias vayan demasiado lentas. No individualmente, pero al ir cambiando de personaje en cada capítulo como una intermitencia hace que la ralentización afecte a la calidad de la lectura.

De esta forma, en la página 350 las tramas no han avanzado significativamente como cabría esperar. Cada capítulo es una escena diferente de cada personaje, por lo que, como digo, se hace todo muy lento, por mucho que los capítulos consten de seis o siete páginas a lo sumo.

En este punto de la novela ya sabemos de sobra qué une a cada personaje con los demás, pero ni siquiera esto acrecienta el interés por saber cómo se unirán al final de la novela (destripe: ni siquiera se unen al final de la novela, ya que es un final muy abrupto y abierto).

 

Errores, erratas y cuestiones estilísticas

No vamos a decir que el texto esté lleno de erratas, porque sería una mentira; pero sí hemos encontrado algunas que no se pueden pasar por alto:

 «Intercambiando recetas de pasteles de carne y gillipolleces varias» (página 165).

«Es uno de los temas que tenemos tratar» (página 409).

También es necesario hacer especial mención a los errores de puntuación:

 «En el comedor, las niñas cuchicheaban de pie, sobre qué podría estar sucediendo» (sobra la segunda coma) (página 161).

«El resto, forma parte de la Hermandad» (coma entre sujeto y predicado) (página 426).

 

Pero, sobre todo, fallan las formas. Mayúsculas de énfasis, cursivas y comillas inglesas (cuando deberían ser solo comillas latinas) para los pensamientos de forma indistinta, etcétera. Aquí algunos ejemplos de pensamiento de la página 165:

«A ésta no le da miedo nada» («ésta» sería «esta»).

«“Menuda imbécil, va de graciosilla”».

 

Pero también hay otros usos para las comillas inglesas, por lo que no sabes qué es pensamiento y qué no:

«—“Saber y Ganar” —respondió con tristeza».

 

Ejemplos de uso de mayúsculas:

«Enseguida estaré… CONTIGO» (página 48).

«Sergio, Mario y EL NUEVO» (página 115).

Críticas creativas: Seres malditos

Mi PoV

Seres malditos es una novela que no he disfrutado. Se me ha hecho muy larga y muy sobrecargada, como si la autora padeciera un horror vacui relacionado con los personajes. Hay demasiados y les pasan muy pocas cosas a cada uno de ellos.

Las historias que tienen la característica de ser el origen de otras historias, como bien dice en el título, pecan de introductorias y de estar faltas de justificación. Lo importante es llegar a un punto en la vida de los personajes, llegar a un objetivo. El cómo hemos llegado allí no tiene tanta importancia. Un ejemplo de esto es lo poco que tardan los personajes en enamorarse unos de otros.

Me han llamado mucho la atención los detalles relacionados con el funcionamiento del mundo una vez adaptados los seres a la sociedad, los censos y demás, pero se ha quedado por explotar.

En definitiva, un libro salvaje que con un repaso y un acortamiento ganaría enteros.

 

Nuestra pregunta

¿Os gustan más las novelas con capítulos cortos o con capítulos largos? ¿Por qué?

 

Afiliados a Amazon

De nuevo, aprovechamos para recordaros que participamos en el programa de afiliados de Amazon, así que os invitamos a comprar los libros a través de nuestros enlaces.

 

Seres malditos. El origen: Libro uno: Volume 1 (Tapa blanda)


Lista de precios: EUR 17,15
De nuevo: EUR 16,29 En Stock
De ocasion: Fuera de Stock
Author

24 años. Filólogo hispánico y escritor. Corrector profesional. Máster de Educación Secundaria.

5 Comments

  1. ¡Hola! Ante, todo, muchas gracias por leerme, y por vuestro esfuerzo y trabajo. Pero querría matizar unas cosillas que, pienso, no se han entendido bien:
    1) El protagonista arranca la historia en un punto del futuro concreto, y su historia se va desarrollando en dos planos (además, fechados y diferenciados perfectamente a través de referencias concretas y otras técnicas): su “presente” desde ese momento, y su pasado, desde el inicio, comenzando con su recorrido desde su nacimiento. Por eso, de la situación actual no se ofrecen más que pinceladas, pues ya se verán cuando el protagonista llegue a equis acontecimientos. Si narra la niñez, habrá que esperarse a que lleguen equis conflictos suyos pasados en su contexto socio-político. Es una saga coral con un mundo muy rico y variados personajes, como para contar todo ya, cuando no hemos llegado a eso. Pero es cuestión de gustos.
    2) Tienes razón en varios apuntes ortotipográficos, pero lo siento, soy una defensora (como Reverte y otros) de la tilde diacrítica emocional que apuntas, y que, de momento, no está considerada como falta, pues no es norma la supresión, sino “recomendación de uso”. Sobre otras cositas, pues tienes más razón que un santo, pero son mis propuestas, porque creo que la literatura es creación, y me gusta proponer , por ejemplo, el uso de la mayúscula para darle un toque enfático, sarcástico, y demás.

    (Sigo en otro post, que me ha salido un poquito largo, jijij)

  2. 3)Me preocupa que no hayas comprendido la voz narrativa: Jamás ha habido un narrador omnisciente en 3ª persona. De hecho, ese engaño se desvela desde el inicio en la escena de su propio nacimiento. No estamos ante una estructura tradicional. Es un narrador omnisciente, sí, pero en 1ª persona, que a veces se diluye para dejarnos la falsa impresión de que lo está narrando otro pero, que, en cuanto le apetece, deja su presencia. Al tener esas facultades mentales, lo sabe todo de ellos, porque con todos se ha cruzado: vidas, pensamientos… Por eso se permite el lujo de hacer apuntes u observaciones cuando él ni está cerca. Nuestro Yo narra en todo momento la historia, y por eso se diferencia tipográficamente cada monólogo interior (el de él y el del resto de personajes).
    4) ¿Qué no les suceden cosas? ufff, yo creo que no les dejan de suceder cosas, y podríamos hacer una larga enumeración. Otra cosa es que a ti no te interesen porque no ha gustado el libro, cosa muy lícita porque no se puede gustar a todos, y menos un libro tan arriesgado.

  3. 5)y, por último, no “he estudiado filología y trabajado mayoritariamente enseñando extranjeros”. No hace honor a la verdad, y más siendo colegas. Soy lcda. en Filología Hispánica y en Filología Clásica , además de tener la habilitación en inglesa (cap, dos masters y formación como correctora), y llevo 11 cursos trabajando como profesora de instituto dando clase de Lengua, Latín, Inglés, cultura Clásica y Literatura Universal, además de corregir novelas ajenas y escribir las mías. No soy de ir mencionándolo porque no procedey es tan pedante como aburrido, pero cuando alguien te presenta como “ha estudiado filología” (puede que ni lo haya acabado, ea), siendo colegas, no está de más.

    Lo dicho, muchísimas gracias por todo. Ha sido una experiencia muy curiosa y se la recomiendo a todo el mundo. Os seguiré leyendo 🙂
    Y ya, Dios mío, vaya chapa os he echado, jaja, pero quería matizar esas cositas 😉

  4. Hola, me ha gustado mucho tu crítica, me ha parecido bastante profesional. Aunque yo discrepo en un punto;
    siempre he visto que la gente se queja en eso de los cambios en los puntos de vista de los personajes, cuando son muy rápidos de unos a otros, porque supuestamente marean y confunden, pero he leído novelas sí, y por lo menos a mi no me genera confusión y mareo, más bien me parece que le da dinamismo a la trama. Por otro lado, soy escritor novela y de verdad me gustaría obtener una crítica constructiva de tu parte ¿Cómo haría para que criticaras mi novela? Está en amazon también, pero puedo darte mi manuscrito en Word. Me gustaría una crítica bien fuerte.

    • Hola, Efrén 🙂
      Los cambios de puntos de vista súbitos se llaman errores de focalización (tienes un artículo aquí sobre el tema) y en la gran mayoría de los casos provoca confusión porque rompe el pacto con el lector que se había establecido. La crítica no hace referencia a la variedad de narradores, sino al cambio rápido de focalizaciones, en ocasiones dentro del mismo párrafo.

      Sobre lo de hacer tu crítica, te remito a la página correspondiente para que lo leas y te pongas en contacto con nosotros 🙂

      ¡Un saludo!

Queremos leer qué opinas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies