Críticas creativas: ‘Un pueblo perdido’

1

El Libro del Escritor os trae una nueva crítica creativa (si desconoces qué diferencias hay con una reseña, este artículo es para ti)

 

Como en otras ocasiones, os recordamos que estas críticas se disfrutan más si se ha leído el libro o se está haciendo lectura simultánea, para poder entender todos los elementos que aquí se explican con el texto delante. Hay un enlace a Amazon para comprar el libro al final del artículo.

 

Os presentamos Relatos de Mirthad II: Un pueblo perdido, continuación directa del primer libro de la saga Relatos de Mirthad I: Las tierras en juego. Os invitamos a releer aquella crítica antes de enfrentaros a esta, aunque no es imprescindible.

 

Realizamos el sorteo de un ejemplar desde el martes 20 de octubre hasta el martes 27 de octubre en nuestra página de Facebook.

Críticas creativas: 'Un pueblo perdido'

Empezaremos con una breve sinopsis:

Después de fallar en la misión de capturar al mercader que controla los asuntos en su propio país, Belthrank y sus compañeros deben seguirle la pista más allá de las fronteras, perdiendo la ventaja que tenían como personas influyentes en el reino.

Arkaitz León Muela es un escritor bilbaíno de 30 años que vive en Navarra desde hace mucho tiempo. Su segunda novela, Relatos de Mirthad II: Un pueblo perdido, ha sido publicada por Huts editorial, de la que forma parte el propio autor. Ha anunciado una tercera y una cuarta entrega de la saga.

 

Los pros

El inicio

El cambio de lugar y de personajes al inicio de la novela es positivo por dos razones: el personaje protagonista de estos capítulos tiene potencial (es un prototipo de niña rica rebelde, pero se va desarrollando hacia un personaje completo y redondo); y el lugar resulta ser el centro del problema económico que veíamos en la primera novela.

 

Gracias a esto, no nos queda esa sensación de lejanía abstracta. El país que causa todo el problema está aquí y es real. Pero es un lugar demasiado actual. No sé si es algo consciente, pero no hay nada que indique que no estamos en el siglo XXI en cualquier país desarrollado.

 

El final del primer capítulo y el subtítulo del segundo (“Un año después”) nos invitan a seguir leyendo. Arkaitz maneja mejor el ritmo y el interés que provoca en el lector. Nos engaña con un falso primer capítulo, que en realidad es un prólogo, y eso es algo inteligente. Así regresan los protagonistas de la primera novela y sientes la necesidad de saber cómo se entrelazarán ambas historias.

 

Argumento

El autor tiene un gran conocimiento de la trama de su primera novela. Esto podría parecer algo muy obvio, pero no siempre es así. En este caso, Arkaitz hace un impresionante repaso por los cabos sueltos de Las tierras en juego por muy insignificantes que fueran:

“Sí que tengo algo pendiente en esta ciudad. Cuando vine a principios de verano para hablar con Noper, alguien llamado Guban mandó unos sicarios a por mí en el camino de vuelta a los Bosques Profundos. Podríamos investigar a ver si descubrimos algo” (página 35).

Las escenas de acción siguen siendo uno de los puntos fuertes de la narración, con mucho ritmo y con las descripciones justas para no perdernos en las diferentes situaciones que se desarrollan, dependiendo de si es una acción individual, como la prueba para trabajar de mercenarios, o grupal, como el ataque de los rebeldes.

 

Pero, a pesar de todo, se ve muy lejano el objetivo principal de la trama: cazar a los mercaderes. Aún no tienen a ninguno, y hay como media docena.

 

Crítica social

La crítica social vuelve a estar muy presente en los diálogos de los personajes:

“Unas leyes pensadas para beneficiar a los grandes comerciantes crean desigualdad sin importar la voluntad de nadie” (página 135).

“No quiero que Mirthad sea un lugar en el que el poder y el dinero, que van a la par, lo sean todo. No puede valer más que la vida” (página 365).

 

Ortografía

A diferencia de la primera novela, Las tierras en juego presenta un alto grado de corrección ortotipográfica, de manera que aparecen muy pocos errores. De hecho, estos han sido casi los únicos que he podido encontrar (podéis apreciar la diferencia de páginas entre uno y otro, además).

“Su mirada se perdida en la lejanía” (página 21).

“Hola Kharia” (página 84). Falta la coma del vocativo.

“¿Crees que intuye quiénes somos…” (página 210). No se cierra la interrogación.

“Se acordaba perfecta del Surcador” (página 416).

 

 

Los contra

Cuestiones específicas de los personajes

Las descripciones físicas de los personajes siguen siendo un punto flaco en la narrativa del autor, como vemos en la página 14:

“Johena […] estatura baja, pelo negro y piel morena. […] Brika […] no muy alta, de pelo corto y negro. Elkrig […] era muy parecido a Brika, solo que un poco más alto”.

Se detiene siempre en los mismos elementos: el pelo y la estatura.

 

También es curioso que el autor se refiera a Belthrank, el elfo longevo protagonista, como “el joven”: “El joven había advertido a sus compañeros” (página 145).

 

Y cuando la chica noble, Kharia, vuelve a aparecer en la narración y por fin se unen ambas historias, es para que ella se supedite al protagonista, perdiendo valor como personaje individual:

“La sensación que le producía en el pecho y en la cabeza la presencia del joven fingornés de pelo largo y rojizo era indescifrable para ella” (página 318).

 

El famoso “muestra, no cuentes”

Ya hablamos en la otra crítica sobre los diálogos que el autor ponía en boca de todos sus personajes para no dejar ni un cabo suelto, como si fuesen pensamientos en voz alta. En el por qué hacen una cosa y no otra, desgranando todas las posibles consecuencias de sus acciones.

 

Eso puede parecer positivo, y lo es, hasta que cruza la línea del “muestra, no cuentes”. Como los personajes planean todo al milímetro, los lectores saben exactamente qué va a pasar antes de que pase. De esta forma el autor se preocupa en demasía de dar justificación a todo y de resolver las preguntas que pueden surgirle al lector.

 

Por ejemplo, cuando descubrimos la razón de la muerte de los amigos de Kharia, pensamos: ¿por qué no se siente culpable Kurwis? A lo que inmediatamente leemos: “—Me siento culpable por haber dejado esos documentos en vuestras manos” (página 116). Arkaitz nos lo da todo mascado en algunas ocasiones.

 

Las habilidades de Belthrank

Las grandes habilidades que hacían del protagonista un ser todopoderoso quedan reducidas por el compromiso de no intervenir de forma exagerada en los asuntos de los humanos.

 

A simple vista, parece una motivación muy pobre, pero explicada desde la perspectiva de la longevidad de los elfos se entiende que quieran dejar las principales decisiones y sus respectivas consecuencias en manos de los humanos, que son los principales afectados.

“—Lo que realmente me vendría bien es que te convirtieras en pájaro y persiguieras a ese hombre desde el aire —le pidió la joven.

—Sería un método infalible, pero no pienso hacerlo. Ya os expliqué mis motivos” (página 213).

¿Belthrank puede transformarse en animales? Me parece que los elfos son como dioses. Esto hace que la justificación de no usar sus poderes se tambalee. Sobre todo, cuando nos encontramos en situaciones límite y él sigue empeñado en que no quiere usar sus poderes.

 

Lo malo es que luego sí los usa, como aquí, que no se transforma, pero sí usa la telepatía. Algo mucho más cómodo para la trama, para el lector y para rebajar la tensión de esta justificación sería que no tuviera tantos poderes diferentes.

“Nuestra raza es así, ¿continuamos?” (página 388).

Bueno, quizá si no pecara de deus ex machina no lo notaríamos tanto, aunque también es cierto que esta sensación se rebaja con respecto a la primera novela. “En la mente del mercader he descubierto el paradero de los demás, pero no os puedo explicar ahora todo mientras cabalgamos” (página 385).

 

Ética

Volvemos a la ética no marcada. A unos los matan porque sí (sobre todo a soldados de relleno) y a Yarek, uno de los ayudantes de los comerciantes, “—Lo atamos con una cuerda y lo dejamos aquí”. ¿Por qué? Si los soldados quizá solo son trabajadores. Y además acabas de matar a otro ayudante hace unas páginas…

 

La elección de las muertes a manos de los personajes protagonistas sigue siendo aleatoria. Eso choca en el lector.

Críticas creativas: 'Un pueblo perdido'

Mi PoV

Es bueno ver a los personajes de regreso, hablando y bromeando felices como si nada. El lector vuelve a sentirse parte del grupo desde el minuto uno y recupera la emoción de volver a verlos como si fueran viejos amigos que no han cambiado con el tiempo.

 

La evolución de la trama, los personajes, los asuntos pendientes y el descubrimiento de nuevos lugares de la Tierra Conocida es muy positiva. Por otra parte, también se han subsanado varios errores que se cometían en la primera novela, aunque bien es cierto que otros siguen estando ahí, molestando, en mayor o menor medida.

 

Como me aventuré a decir en la anterior crítica, Arkaitz es un escritor con potencial, y es en esta segunda novela, no en la primera, donde se ve la evolución y se comprueba que, si sigue así, seguiremos viendo mejoras en la tercera entrega de la saga.

 

Nuestra pregunta

¿Preferís historias con un protagonista claro o con múltiples personajes que puedan desempeñar ese rol?

 

Afiliados a Amazon

De nuevo, aprovechamos para recordaros que participamos en el programa de afiliados de Amazon, así que os invitamos a comprar los libros a través de nuestros enlaces.

 

UN PUEBLO PERDIDO (Que las hojas no te impidan ver el bosque) (Tapa blanda)


Lista de precios: EUR 18,80
De nuevo: EUR 17,86 En Stock
De ocasion: Fuera de Stock

24 años. Filólogo hispánico y escritor. Corrector profesional. Máster de Educación Secundaria.

Discussion1 comentario

  1. Nuevamente, ha sido un placer leer tu crítica sobre mi libro. Duro oficio el tuyo, sin duda. Como único apunte; sí, es plenamente consciente el presentar un argumento totalmente actual, del siglo XXI.

    ¡Saludos desde Navarra y nos vemos en las redes!

Queremos leer qué opinas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies