Cómo escribir fantasía juvenil

2

Hay pocas cosas  más tristes en el mundo que ver a una persona de cierta edad intentando aparentar ser un crío. Así que si te vas a enfrentar a la tarea de escribir fantasía juvenil, ten el cuidado suficiente para no resultar ningún meme de internet.

 

Y es que escribir para adolescentes no es lo mismo que comportarse o ser uno. Tienes que conseguir meterte en su cabeza y razonar como ellos lo hacen, pero sin caer en tópicos. Sigue estos consejos y serás un viejoven en menos que haces un Wingardium Leviosa.

Cómo escribir fantasía juvenil

Escribir fantasía juvenil: ¿sí o no?

Este género fantástico tiene ya en sí muchos detractores. Únelo a que los libros para adolescentes no son, en muchos casos, un buen ejercicio de literatura. Ten cuidado porque sobre tus hombros recae toda la responsabilidad de lo que suceda. Así que cuidado a la hora de hacer a tus personajes y sus reglas.

 

Eres el dueño y señor de un mundo que vas a crear para ti exclusivamente. Esto puedes tomarlo de dos maneras: utilizándolo para denunciar hechos o creando un lugar utópico. Si escoges denunciar situaciones como el machismo, homofobia o radicalismos religiosos, por ejemplo, partirás del mundo real (y tienes que hacerlo ver en tu narración).

 

Una opción es crear un lugar que recuerde, por ejemplo, al siglo XIX más recalcitrante. Esto sucede en Una sombra brillante y ardiente de Jessica Cluess, donde Henrietta ha de enfrentarse no solo a demonios, sino a un auténtico techo de cristal. La autora podría haber creado un lugar de fantasía donde las mujeres luchan junto a los hombres, pero prefirió plantar cara al machismo a su modo.

 

En cambio, en Las guerras del Mundo Emergido de Licia Troisi encontramos situaciones en las que hombres y mujeres luchan codo con codo. Es cuestión de lo que quieras destacar entre las páginas de tu historia.

 

A medio camino entre estos dos mundos también puedes crear contenido muy interesante. Como Cazadores de Sombras de Cassandra Clare, que se desarrolla en el siglo XXI pero con matices. Es una novela de fantasía urbana en la que existe todo un entramado alrededor de la presunta normalidad.

No lo seas, solo aparéntalo

La juventud no es un divino tesoro. Más bien te hace estar preocupado las 24 horas del día por cuestiones que, años más tarde, te parecen estupideces. Y ser capaz de demostrar esto por escrito no es nada sencillo.

 

En lugar de tenerlo todo muy atado, puedes dejar algunas decisiones sobre su futuro con un margen para improvisar. Si, por ejemplo, no tienes todos los aspectos de tu protagonista cerrados desde el primer momento, será más natural y eso se nota en la redacción. Déjate llevar y haz que tus personajes también lo hagan.

 

Otro truco es dónde colocar el foco de atención. Si prepondera el motivo por el que hacen las cosas por encima de las acciones, tus lectores empatizarán antes. Tu finalidad principal es conseguir la identificación con los personajes y para eso hay algo que marcará tu camino: el narrador.

 

La voz narrativa: ese gran amigo

Tienes que tener muchísimo cuidado con ello. Si es en primera persona, tu protagonista tiene que ser especialmente redondo y tú, identificarte con él o ella al escribir. Describe pensando en las cosas en que primero se fijaría tu personaje y no nombres aquellas en que no repararía. Métete en su cabeza todo lo posible.

 

Un consejo es releer los últimos capítulos o, si hay una elipsis de tiempo entre varios, imagina qué hace en esas horas o días. Y, por supuesto, haz fichas con personajes y esquemas de relaciones entre ellos. Cuanto más sepas sobre ellos, muchísimo mejor.

 

Si es un narrador omnisciente. tienes que cuidar las palabras que uses para no reflejar tu edad. Algo que queda muy bien es dar pequeños toques de humor en situaciones extrañas. Le aporta un toque divertido a la novela de fantasía juvenil y es original. J.K. Rowling hizo esto en las narraciones de Harry Potter con cuentagotas.

 

Además, piensa que si el mundo de tus personajes está muy lejano al tuyo, es probable que aquellas cosas que más te llamen la atención sean muy diferentes.

 

En este sentido, puedes salpicar momentos cotidianos de tus personajes con toques de magia para aportar verosimilitud. Al fin y al cabo si tuvieras poderes… ¿no los usarías para tu día a día? Usar la telekinesia para fregar los platos o la invisibilidad para probarte ropa en una tienda sin esperar colas.

 

Cómo hablar a un adolescente

Utiliza  un vocabulario normal y sencillo. No uses argot para esa edad o zona en que viven tus personajes, ya que se pasa de moda con mucha rapidez. Sé natural. Escribir de manera sencilla y directa no es hacerlo simple o aburrida. Focalízate en el ritmo para que tu lector se beba las páginas. En resumen: sé claro, rápido en la acción.

 

No pongas frases filosóficas en sus bocas o, al menos, hazlo con mucho cuidado. No solo puede parecer un cliché, piensa que son muy jóvenes y es probable que  no hayan vivido lo que les lleva a pensar de ese modo.

 

El rey debe morir

Tu personaje se va a meter en muchos problemas y desafiar a la autoridad. Si hay alguien que hace eso en el mundo literario, es un personaje de fantasía juvenil. Y está bien que sea así, pero tienes que tener mucho cuidado para no convertirlo en un tópico andante.

 

Tienen un problema y deciden solucionarlo, ya está. Probablemente desafíen a sus padres, tutores, amigos, pero tienes que crear sus arcos argumentales sabiendo que no son estúpidos. No actúan sin sentido. O no lo hacen siempre, al menos.

 

Haz que tus personajes se enfrenten a sus superiores, no le tengas miedo a la autoridad, porque ellos no lo harán. La inconsciencia propia de la mente más joven siempre lleva a pensar que todo se va a solucionar bien. Y es tarea tuya trasladar esto a la narración.

 

Eso sí, justifica con sentido común el motivo de que se arriesgue, aunque sea con “su sentido común”. No puedes hacer que se juegue la vida así porque sí. Tienes que tener coherencia y, sobre todo, una evolución correcta. Nunca viene mal que, a posteriori, se dé cuenta de las locuras que ha cometido. Que aprenda de sus errores hace crecer al personaje, especialmente tratándose de una novela de fantasía juvenil.

 

Todo les emociona

De la mano de arriesgarse y pelear contra la autoridad, van las emociones muy fuertes. Si no, acuérdate de tu etapa adolescente y lo muchísimo que sentías todo lo que pasaba en tu vida. Para Bella de Crepúsculo de la superventas Stephanie Meyer todo es un drama y todo es gravísimo.

 

Como por ejemplo enamorarse a primera vista, estar acomplejado con su cuerpo o llorar sin entender muy bien el porqué. Intégralas de manera gradual en tu personaje, le dará fuerza. Pero ten cuidado de no hacerlo excesivamente apasionado ni dramático. Te puede pasar como a Laura Gallego con Jack en Memorias de Idhun: ese personaje es puro fuego.

 

Algo más que escribir

Tal vez puedas conseguir algo entre tus páginas, como luchar contra el bullying como es la intención de la anteriormente nombrada Laura Gallego en Cuando me veas

 

En el mejor de los casos, podrías estar cambiándole la vida a una persona. Si los adolescentes son tan influenciables, ¿por qué no intentas usarlo para hacer el bien en tu novela de fantasía? La del escritor es una profesión poderosa y todo gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Cómo escribir fantasía juvenil

Nuestra pregunta

¿Qué personaje de fantasía juvenil te habría gustado escribir a ti?

Llovía, nací, crecí e hice Periodismo. Escritora de 'La gelba' y vikinga en mis ratos libres desde hace 27 años. En mi blog 'Adriana Tejada. Escritora', me peleo con el #RetoRayBradbury. El resto del tiempo bebo agua, vendo libros y acoso a perros. Mother of Beagles.

Discussion2 comentarios

  1. Muy buen artículo. Me ha hecho reflexionar bastante, sobre todo con lo de cómo representar esa rebelión a la autoridad, que es algo más difícil de plasmar de lo que uno se piensa. En esas ando yo ahora también y es fácil caer en personajes que, más que rebeldes, acaban siendo antipáticos.

    • Totalmente de acuerdo, es muy difícil conseguir el punto medio entre simpatía y empatía con el personaje. Me alegro mucho de que te haya gustado 🙂 Y mucha suerte con los tuyos!!

Queremos leer qué opinas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies