Las contradicciones en el escritor para publicar

8

Los bestsellers no se escriben de la noche a la mañana. Esto es una verdad universal junto con el hecho de que el principal obstáculo de un escritor a la hora de publicar reside en él mismo. El sacrificio de hacer un libro es inmenso. A veces realmente titánico. Pero también es cierto que muchos autores con sus propias costumbres añaden dificultades a esta ardua tarea.

 

Estamos entonces ante toda las famosas contradicciones en el escritor. Y es que existen miles de errores que explican la gran cantidad de textos olvidados sin ningún reconocimiento.

 

Desconozco cuáles serán vuestros hábitos y si sois expertos en poner excusas para no escribir. No sé cómo trabajáis ni tampoco vuestra capacidad de observación en el día a día. Seguro que no seré la persona idónea para juzgaros (yo también tengo mis propios pecados), pero si os sentís identificados con algo de lo descrito… Amigos, os aseguro que os estáis apartando del buen camino.

 

Hay cientos de consejos para mejorar la escritura y, sin embargo, contamos con menos alternativas a la hora de apuntar las malas costumbres que toma un escritor. Tal vez sea el momento de hacer examen de conciencia. Eliminemos nuestros propios muros para publicar.

Las contradicciones en el escritor para publicar

Las clásicas contradicciones en el escritor

1. El arranque más largo del mundo

La necesidad que tenemos en algunos casos por darnos a conocer nos precipita al abismo desde el mismo principio. Nos cuesta empezar y cuando lo hacemos nos lanzamos sin miramientos a un arranque cargado de detalles. Demasiados. Esto hará que nuestra historia no avance. El conflicto perderá consistencia entre las eternas descripciones y la falta de expectativa llevará paralela la disminución del interés.

 

No nos podemos refugiar en un preámbulo. Tenemos que saber cuándo es el momento oportuno para hacer que progrese la narración. Hay que perder ese miedo para que crezca nuestra idea.

 

2. La apariencia en lugar de la credibilidad

No hay peor contradicción en un escritor que hacer de su relato una pérdida total de naturalidad. Algunos autores eligen un disfraz completamente desacertado. El temor de no estar a la altura les fuerza a escoger un tono impostado. Esto llevará a que los textos se llenen de frases o palabras grandilocuentes, florituras y adornos innecesarios que no dicen en realidad nada.

 

Perder la identidad es quedarse vacío, sin credibilidad. Un lector no necesita una lección magistral,sino que le ayudemos a vivir esa situación de la ficción como si fuera real.

 

3. El impulso de contar muchas historias en una

Si antes nos quedábamos atascados en un principio a modo de bucle, también la ansiedad por contar de más nos dejará fuera de juego a la hora de una publicación. Las ganas de demostrar, el tiempo invertido en encontrar una idea válida y la falta de experiencia son malos aliados en el camino.
Ante esa historia querremos condensar todos nuestros relatos. Las cuentas pendientes, en definitiva, el summun del potencial. Y el resultado de unir todo a la una, ¿sabéis que será? Sencillamente, el caos.

 

Creedme, el mundo no está preparado para entender tantas historias a la vez. Mejor siempre todo por partes.

 

4. El miedo a no ser correctos

Atravesando de nuevo la delgada línea de la pérdida de autenticidad está también la insistencia de ser demasiado correctos. Estamos sensibles ante ciertos temas sociales. Esto nos lleva al uso desmedido de eufemismos y de frases que dan eternos rodeos para esquivar palabras en cuestión.

 

El hecho de que un personaje con poco bagaje cultural se refiera a una persona negra como de color es una clara demostración de que el exceso de corrección nos aleja de la realidad.

 

No debemos tener miedo de incluir insultos o un vocabulario más salido de tono si nuestro protagonista lo demanda. Como autores, tenemos que alimentar este ser y no cortarle las alas o hacerle unas costuras demasiado forzadas. El lector siempre se da cuenta de este tipo de contradicciones.

 

Y recordad que la tarea de escribir no está hecha para los miedosos.

 

5. No construir tu propia plataforma de autor

Crearse una identidad digital hoy en día es fundamental. Será nuestra carta de presentación. El mejor escaparate para ser leídos, lograr seguidores fieles y también aprender de los demás.

 

Formar esa gran familia a partir de un blog o una página web con la integración de redes sociales, canal de vídeo o contacto con editores entre otros muchos puntos es una labor básica, pero de mucha paciencia.

 

Aquellos autores reticentes a estar presentes en el mundo digital son luego los primeros que buscan  que sus novelas sean vendidas de forma masiva en las librerías. No desean ser públicos, pero quieren tener un público. Ellos son el claro ejemplo de las contradicciones en el escritor.

 

6. Falta de cuidado en los detalles

El envoltorio de un libro puede ser el definitivo triunfo o la perdición para un escritor. La cubierta no es algo que esté sujeto al azar. Es el regalo para la vista, el resumen evocador que puede inducir al lector a querer saber más. Un detalle demasiado importante en un mundo que quiere cada vez más consumo gráfico.

 

Aquí los escritores se la juegan de verdad. Los errores más evidentes en esta parte tan visible (y evidentemente en el contenido), como la falta del nombre, títulos con erratas, dolorosas faltas de ortografía o indicaciones del editor que se han quedado sin eliminar supondrán una caída segura y muy rápida a los infiernos.

 

Confiar en una crítica a tiempo, aunque nos duela, será precisa para arreglar todos estos matices. El crecimiento personal de un escritor reside también en saber lidiar con elegancia ante las malas reseñas.

 

Tras esta sucesión de incoherencias, cabe destacar que la más grande contradicción en el escritor para publicar está en no amar de verdad su trabajo.

 

¿Por qué escribís? Si esto os supone una obligación o es una ilusión que nunca se materializa en nada será prácticamente imposible que vuestra obra vea la luz. La pasión y entrega son cualidades básicas en un escritor. Sin ellas, todos los textos que hagamos serán siempre una pura contradicción.

Las contradicciones en el escritor para publicar

Nuestra pregunta

¿Qué más malos hábitos y contradicciones añadirías a la lista de un escritor?

30 años. Periodista y escritora de vocación. Cofundadora de La vida de color caoba, un espacio perfecto para que las letras e ilustraciones bailen en armonía. Escribir es una forma de vida, ver el mundo con detalle para poder enseñárselo a los demás.

Discussion8 comentarios

  1. Hace poco que estoy entrando en el mundo de la escritura, y a mi corta edad ya pienso en esto como mi futuro. En los últimos meses he estado leyendo varios artículos acerca del bloqueo de escritored, pero este en especial me ha llamado la atención, porque nunca tuve la oportunidad de leer artículos tan detallados y bien explicados. Siento que con estas bases puedo hacer de mis obras algo mucho mejor. Muchísimas gracias!😊

  2. Yo soy una de esas autoras que pasan mucho tiempo creando un mundo maravilloso para que todo sea coherente y después tengo la necesidad de contarlo todo sobre ese mundo a cualquier coste.

    Estoy trabajando en ello, lo prometo.

    • ¡Te creemos! Autoras como tú nos dan motivos para reconocer lo gratificante que es la escritura y lo sacrificado que es lograr un trabajo bien hecho, ¡gracias por estar e implicarte en nuestra causa!

  3. Respecto al final del artículo, ¿la falta de pasión es una cualidad básica en un escritor? ¿No sería más bien al revés?

Queremos leer qué opinas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR